El plan de rescate de Moin

proa Moin

El plan estaba listo y dos personas salieron a por Moin a finales de Abril, la llegada ya fue un presagio, el amigo que les tenía que ir a buscar no pudo porque le habían robado el coche…. tras dormir en un hotel llegaron al barco a la mañana siguiente y encontraron el barco hecho una mierda, todo tirado y una comunidad de ratas y cucarachas se habían hecho suyo a Moin.

El proceso de fumigación y limpieza tardo 8 días, de primer fumigador fumigó con productos para polillas, el segundo, un conocido de mi amigo en Cancún, paso dos días y llevo una brigada de limpieza.
Estos ocho días ya corrían contra el reloj de poder partir hacía Barcelona ya que a mirad de Mayo ya empieza a ser peligro por poder encontrar tormentas feas.

El reloj seguís su curso y los gastos se acumulaban, el patrón que había ido a buscarlo se desesperaba por la situación, él iba a buscar un barco, hacerle un par de arreglos y zarpar, pero estaba metido en un buen berenjenal. Huelga decir que México no es el mejor sitio para hacer trámites, todo es lento y jocoso, si no estás atento te la meten doblada.

La tensión subía y cada semana los gastos se multiplicaban. Tengo desde aquí que agradecer a todos los que han confiado en mí y me han dejado el dinero para este desastre, más a mis queridos amigos de la banda que me hacen el aguante, estoy tremendamente agradecido.

Faltaban cosas en el barco y la noticia bomba vino cuando un tipo que tenía el barco en la marina les dijo que Moin había  estado mínimo una semana fuera, que volvió dos días antes de que llegasen a por él…… eso ya fue la gota que colmó el vaso de mi paciencia, en ese momento ya desesperé y el positivismo se fue al carajo. Tenía informaciones cruzadas y ya no sabía a quién creer…..

Ahora llevamos dos días de navegación, el primer día me costó bastante habituarme, tenía en la cabeza el porqué de todo esto y apenas disfrute del mar, el cielo, esas sensaciones tan hermosas que había vivido anteriormente. Hoy ya he vivido un poco la magia, nada en comparación, pero sí que al menos he entrado en modo barco.

Toda esta historia es puro aprendizaje, ya tengo claras unas cuantas cosas que hice mal, ahora toca aprenderlas y no volver a repetir errores de este tipo.

Esperamos llegar en unas cuarenta horas a Key West, más nos vale porque no llevamos diésel para regalar.

Cambio y corto, seguimos…..